martes, 28 de abril de 2009

Información para problemas clinicoanatomicos: Duodeno




Información para los

Problemas clinicoanatómicos del Duodeno



a) Úlceras duodenales

Las úlceras duodenales (pépticas) son erosiones inflamatorias de la mucosa duodenal. La mayoría (65%) ocurren en la pared posterior de la porción superior del duodeno, 3 cm en el interior del píloro.





En ocasiones, una úlcera perfora la pared duodenal y permite que el contenido duodenal se vierta a la cavidad peritoneal y produzca una peritonitis.





Debido a que la parte superior del duodeno está en íntima relación con el hígado, la vesícula biliar y el páncreas, cualquiera de estas estructuras puede quedar adherida al duodeno inflamado y en consecuencia, ulcerarse a medida que la lesión progresa hacia el tejido que lo rodea. Aunque con frecuencia se producen hemorragias en las úlceras gástricas o duodenales, la erosión de la arteria gastroduodenal (una relación posterior de la porción superior del duodeno) por una úlcera duodenal puede producir una hemorragia grave hacia la cavidad peritoneal y subsiguiente peritonitis.







b) Hernias paraduodenales

Alrededor de la unión duodenoyeyunal hay dos o tres pliegues y fosas (recesos) inconstantes. El pliegue y la fosa paraduodenal son de gran tamaño y se sitúan a la izquierda de la porción ascendente del duodeno. Si un asa intestinal entra en esa fosa, se puede estrangular.






Durante la reparación de una hernia paraduodenal, se debe ser muy cuidadoso para no lesionar las ramas de la arteria y la vena mesentérica inferior o las ramas ascendentes de la arteria cólica izquierda, que están en relación con la fosa u el pliegue paraduodenales.


c) Cambios del mesoduodeno durante el desarrollo

Durante el periodo fetal temprano, la totalidad del duodeno posee mesenterio; la mayor parte del mismo se fusiona con la pared abdominal posterior debido a la presión del colon transverso suprayacente. Debido a que la fijación de mesoduodeno a la pared es secundaria (tiene lugar por la formación de una fascia de coalescencia {de fusión}), el duodeno y el páncreas se pueden separar de las vísceras retroperitoneales subyacentes dutante las intervenciones quirúrgicas duodenales, sin poner en peligro la irrigación sanguínea del riñón o del uréter.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada